Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Últimos temas
Últimos temas
» Llegada a un posible nuevo hogar
Miér 18 Nov - 22:07 por EarthLrd

» Torbellino en la taberna
Mar 3 Nov - 17:29 por Akatsuki

» soy el nuevo
Dom 1 Nov - 14:34 por Cyndir Aiden Tarandil

» Mis dibujos
Vie 2 Oct - 9:43 por EarthLrd

» Reglamento General
Vie 2 Oct - 8:27 por EarthLrd

» Registro de avatar
Vie 2 Oct - 8:10 por EarthLrd

» una segunda oportunidad
Vie 25 Sep - 20:44 por Kiba Yuuto

Los más activos

Misión: Androfobia

Ir abajo

Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Mar 1 Oct - 17:32

El camino a Crocus, la capital de Fiore, fue más tranquilo de lo que inicialmente creyó. Como era costumbre, le pidió al encargado de chequear los boletos del tren que le despertara cuando estuvieran en Crocus, y pasó todo el viaje durmiendo como un tronco hasta que por fin el tren llegó a la capital, y fue despertado como pidió. Hardrack se bajó del tren, todavía soñoliento por el viaje, pero en cierta forma con muchos ánimos de hacer la misión, mismos ánimos que se evaporaron en cuanto caminaba por las calles de Crocus. "Tomas la primera misión que encuentras, y resulta que tienes una cita con una chica que no conoces en una ciudad que tampoco conoces. Perfecto." Pensaba mientras daba un recorrido por la ciudad, buscando el restaurante en cuestión, donde trabajaba la chica, y lo encontró no muy lejos del centro de la ciudad, a la sombra del castillo, como gran parte de la ciudad. "Parece un restaurante muy elegante, probablemente el más elegante en un radio de varios kilómetros. ¿Qué te parece llevarla a cenar ahí? ¿No puedo ser más idiota?" Se quejaba para sí mismo en pensamientos, teniendo en cuenta la mayor dificultad que la cita no podría ser en el mismo lugar donde ella trabaja. "Bueno, ¿soy un gato o un león? A planear una estrategia..."
Resultaba difícil la misión, Hardrack estaba en el lugar que menos conoce, en una cita o varias citas cuyo propósito debía servir para "curar" a una chica. Un fracaso y no sólo pesaría en su honor, sino también arruinaría una vida, mucho estaba en juego para él, por lo que hizo lo que mejor sabe hacer en situaciones de alto riesgo: pensó. Su estrategia parecía muy simple y eficaz, primero recorrió la ciudad entera tanto como pudo, mirando los puntos ideales para una cita, los lugares que pudiera frecuentar; lo siguiente fue buscar un hotel donde quedarse, uno bastante económico que se adaptara a sus casi nulos fondos. Con un buen baño y lavado de su ropa, estuvo presentable para la chica. Todo esto le llevó todo el día, suficiente para ir al restaurante, poco antes del cambio de turno, cuando salía Inami, su objetivo.
Se había arreglado lo mejor que pudo, su barba estaba baja y acomodada, lo suficiente para no parecer un indigente, y su cabello, que extrañamente tenía cierto brillo con los faroles, estaba atado con una liga. Se había puesto un smoking, algo no muy costoso pero si presentable, y esperó a las afueras del restaurante por Mahiru Inami. Mientras duró la espera, sintió un par de miradas bastante hostiles, algo de lo que ya estaba acostumbrado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Miér 2 Oct - 20:02

La chica, Inami, salió lentamente del restaurante, seguida de cerca por dos personajes que seguro debían ser compañeros de trabajo, y que tenían sus miradas puestas sobre Hardrack, algo que no lo incomodaba ya que notaba que eran hostiles, y según su costumbre era completamente normal ser odiado, aún si razón alguna. Inami se percató también de Hardrack, se puso tensa y habló con sus compañeros al respecto. "Bien gato, esta es tu oportunidad. Recuerda que ella tiene miedo, ayúdala a superar el miedo como el león que eres, no lo arruines. No hagas contacto directo, ni con los ojos ni físico, y todo debería ir bien." Pensó al igual que repasaba el plan en su mente, tomó aire y dio un paso al frente, con dirección a su "cita", recitando una de sus frases favoritas: -Que empiece mi guardia.
Se acercó lentamente al grupo de Inami, pero poco antes de llegar ambos cortaron el paso a Hardrack, e inmediatamente le preguntaron al unísono: -¿Qué te trae por aquí, extraño? Respirando profundo y pensando tranquilamente sus palabras para no dar malos entendidos y ser contundente con sus palabras. -He venido por petición de la señorita Inami. Hizo una fugaz mirada a la chica, algo para saber su reacción, pero tan rápida para que no se sintiera acosada. En cierta forma no le gustaba eso, su naturaleza curiosa le incitaba a mirarla todo el rato. Inami, muy tímida, tardó casi 10 minutos en reaccionar apropiadamente y aceptar la ayuda, ella sabía perfectamente por qué Hardrack estaba ahí, pero sus amigos no, y la sutileza del mago pareció convencerla, al menos un poco. Se despidió de sus amigos e hizo una seña para que Hardrack liderara, aunque claro, mantuvo al menos 10 metros de distancia del chico, que no sabía si aplaudir su cautela o decepcionarse por el dominio del miedo.
La "cita", si de verdad pudiera llamarse como tal, consistió en una pequeña travesía al mirador en las afueras de la ciudad, donde se podía ver perfectamente toda Crocus, hasta el estadio donde se celebra el gran Torneo Mágico. -Ya he estado aquí antes... Dijo tímidamente al otro extremo del mirador, lejos de Hardrack. Él se lo tomó con calma, organizando sus palabras antes de decirlas sin mirar a la chica. -Seguro que sí, pero ¿con cuánta frecuencia las has visto a ellas? Señala al cielo, a las estrellas que brillaban con intensidad y la luminosidad de la capital no obstaculizaba verlas. -Son... bonitas.
La primera cita no resultó en mucho, ella apenas dijo algunas pocas palabras, no dejaba de estar a 20 metros de Hardrack y pasadas un par de horas, se fue a su casa sin decir nada. "No puedo decir que haya sido un éxito, pero esto va para largo, gato. Paciencia es la clave..." Pensaba mientras regresaba al hotel para descansar, debía planear el siguiente día.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Vie 4 Oct - 14:38

Al día siguiente (segundo día) Hardrack despertó temprano, se vistió como usualmente viste y devolvió el Smoking, ya que no tenía suficiente dinero para más tiempo. Aprovechó la oportunidad de pasear por la ciudad un poco, investigando los lugares que no había visitado el día anterior. Después de un desayuno compuesto por frutas, terminó en las cercanías de la entrada del estadio (las escaleras que llevan a dicho lugar), y ahí nuevamente sintió esa mirada hostil típica sobre él de parte de una pareja no muy lejos de él, y los reconoció al instante: los amigos de Inami. Ella no estaba con ellos, y por su forma de vestir, Hardrack indagó que estaban libres. -¿Qué crees que haces con Inami? Tú no eres su tipo, piérdete... Lo estaban amenazando de dejar a Inami, e incluso la chica, que llevaba una katana, la desenvainó y le apuntó directamente al rostro. -Déjala en paz, ¿de acuerdo? Dijo con una sonrisa en su rostro que no aliviaba la amenaza, luego guardó la katana nuevamente y ambos se retiraron, aunque al final el muchacho le pegó a Hardrack con un sartén en la cabeza, algo que le molestó mucho "Cálmate, gato. Cumple tu misión y luego podrás... Mejor déjalos en paz, no vale la pena seguir lastimando gente..."
En la noche del día siguiente (tercer día), fue a buscar a Inami nuevamente en el restaurante, aunque no la encontró ahí, pues se le había adelantado y había salido mucho antes que él llegara "¿Ya has fracasado?" Pensó y se retiró momentáneamente, ideando la forma de corregir este contratiempo, cuando la vio no muy lejos, oculta tras un farol claramente escondiéndose de él, no muy bien. Se acercó a ella, guardando un par de metros de distancia cuando estuvo lo suficientemente cerca, y sin mirarla le dijo: -Hola... ¿Te gustaría ver una obra de teatro? Ella tardó mucho en contestar, pero sin palabra alguna aceptó seguir a Hardrack hasta el teatro, guardando distancia de 10 metros al menos.
Durante el espectáculo, Hardrack pagó ambas entradas pero ella se mantuvo al otro lado de la sala, sentada lejos de él o de cualquier otro chico, disfrutando la obra que trataba sobre un chico de cabello plateado con una espada ayudando a una castaña a recuperar sus memorias. Realmente Hardrack no estuvo pendiente de la obra como tal, siempre que podía miraba a Inami, que reía y disfrutaba de la obra con total naturalidad pero sin verlo.
Como esperaba, al acabar la función, ella salió sola, aunque no se contaba que ella lo esperaba fuera del teatro, como si quisiera decirle algo que al final nunca dijo, sólo lo miró y se fue sin decir nada. -Ella es una chica con un serio problema... Espero haya disfrutado esta noche. Se retiró a su hotel.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Sáb 5 Oct - 22:45

Al quinto día fue como los demás, despertó e hizo su rutina de ejercicios para luego desayunar frutas, la única forma de ahorrar en la capital. "Muy bien gato, recapitulemos. Han pasado dos citas y no hay progreso, el fracaso apesta por aquí, hay que tomar mejores tácticas... Mejor nada radical, o adiós a tu quijada." Ciertamente estaba en un mal momento, sabía que las citas se harían rutinarias y no ayudaban, todavía no había una conversación cálida ni la distancia promedio de 15 metros había disminuido. Rendirse no era opción, pero ¿qué podía hacer? En el trayecto hacia la plaza, o mejor dicho el laberinto al pie del palacio, encontró a Inami muy tranquila en uno de los bancos, como disfrutando de la mañana antes de ir a trabajar. Apenas se dio cuenta que se acercaba, ella se puso tensa y balbuceaba algo "¿Me estará dando los buenos días?" -Buenos días... Dijo cuando se acercó lo suficiente, pero casi recibe un golpe por ello, para su fortuna recordó a tiempo ese detalle, pero el daño estaba hecho: si bien no lo golpeó, Inami salió corriendo. "Un aplauso para mí mismo, en 2 segundos arruiné 3 días de trabajo..."
En la noche, justo después del cambio de turno, donde Inami salía del trabajo, Hardrack no estuvo cerca por dos motivos: no era un acosador ni tampoco quería seguir metiendo la pata en el barro, como suele afirmar. Su pensamiento más apropiado para este caso era estudiar muy bien el comportamiento de Inami y su miedo frente a los chicos, una estrategia algo tardía pero tenía que surtir efecto, debía hacerlo o estaba perdido.
Tras un rato de seguirla disimuladamente, no concluyó nada relevante, era una chica como cualquier otra, con sus gustos y disgustos, pero su misión no consistía en enamorarla. "Exacto, ya captas... Se trata de que pierda el miedo, o al menos algo" Se le acercó lentamente y a una prudente distancia, menos de 6 metros, mencionó su nombre y ella, asustada, giró a verlo. -Lo siento el retraso, hubo algo que me distrajo. ¿No te importa si te acompaño a tu casa? A pesar de la pregunta, tomó una distancia aproximadamente de 10 metros, bastante lejos para escuchar respuesta, pero él pacientente (paciencia disimulada) esperó a que ella tomara confianza y caminara hasta su casa. El trayecto fue algo pesado, Hardrack intentó acercarse lentamente, que lo viera, pero ella trataba de mantener la distancia "Let it be..."
Cuando finalmente Inami estuvo en su casa, o al menos así le pareció por la forma como la chica se acercaba a una de las residencias del lugar, Hardrack hizo su jugada. -Espero tengas buenas noches, y un agradable día mañana en el trabajo. Por cierto, mañana hay una exposición de artesanías. Sólo lo mencionó y se fue, Inami al escuchar eso, miró al chico alejarse. Un instante atrás estaba muy nerviosa por entrar a su casa, ahora estaba curiosa. ¿Hardrack la llevaría a la exposición?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Lun 7 Oct - 21:07

El sexto día, como había dicho Hardrack, la ciudad se preparaba para una exposición de artesanías. A pesar que el evento era de poca relevancia para una ciudad tan acostumbrada a grandes eventos de renombre que se mencionaban por todo el reino, aquella pequeña exposición atrajo a varios artistas que llevaban desde bisuterías hasta obras de arte como estatuas, jarrones y variedad de platos ornamentados. Difícilmente algo no brillaba en la sala de exposiciones, y eso tenía a Inami muy fascinada yendo de un lado a otro, esquivando a la multitud sólo para ver las más atractivas exhibiciones, mientras que Hardrack estaba a una distancia prudente, no tanto de ella, sino de su compañía. Por alguna razón Inami había invitado a sus compañeros también, y éstos siempre le fulminaban con la mirada, algo normal hasta que se acercaba lo suficiente a alguno de ellos, entonces la chica trataba de cortarlo con la katana y le sonreía siempre, mientras que el sujeto sólo lo golpeaba con un sartén si es que la otra chica lo miraba.
Inami hacía poco o ningún caso al hostigamiento, pero siempre amenazaba con la mirada a Hardrack cuando éste trataba de defenderse "Si le tocas un sólo cabello a ese par, arruinas todo. Mantén la distancia, y si no puedes soportarlo más, que parezca un accidente..." Pero él sabía que su habilidad para pasar desapercibido y sigiloso no eran su fuerte, nunca lo fueron y nunca lo serán; tratar de hacerlo "disimuladamente" alertaría de todas formas a Inami, así que todo plan de "venganza inmediata" fue descartado y se limitó a ver cada exposición lentamente, tratando de no pensar en sus molestos acompañantes.
Antes que pudiera darse cuenta, Inami y él se toparon al final en un stand con pulseras y estatuillas de madera. Ambos se rozaron los hombros y ella al darse cuenta le propinó un golpe a Hardrack que no pudo esquivar, justo en su costado, para luego retirarse. El golpe fue mayor sorpresa que dolor, pero realmente tenía la fuerza que advertía el cartel de la misión. A pesar del "susto", Inami no huyó ni nada, sólo recuperó la distancia, aunque parecía estar atenta al chico. Hardrack por su lado corrió con suerte de que el golpe no estuvo bien encajado, sólo un moretón, nada de costillas comprometidas.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Lun 7 Oct - 21:49

(Aún en el sexto día) Tras estar hasta altas horas de la noche finalmente el grupo se retiró de la exposición, Inami hablaba con la chica-katana y ambas parecían muy felices tanto por lo visto en los stands como por lo que compraron, algunas pulseras, bisutería en general y piedras preciosas y de varios colores. Hardrack y el cocinero extraño, que seguía sin tomarse la molestia de aprenderse el nombre, se mantenían no muy lejos de las chicas e iban con relativa paz, pues el cocinero no trataba de golpear a Hardrack. Éste dedujo que sólo intentaba hacerlo cuando la chica-katana estaba mirando. "El muy tonto es esclavo de la psicópata de la katana. Si su ama no lo mira, éste no ataca... Patético." Pensaba durante el largo trayecto hasta que las chicas se despidieron y tomaron caminos separados. El cocinero se unió a su ama en una nueva conversación, mientras que Inami, sabiendo que Hardrack aún seguía ahí, dudaba si seguir hasta su casa o hablarle. El de larga melena tomó la iniciativa. -Debo ofrecerle una disculpa, estaba totalmente informado de lo que ocurría sobre los acercamientos y me descuidé. Espero no le haya incomodado. Inami estaba bastante confundida y balbuceaba cosas sin sentido mientras que el chico se mantenía firme y serio, demostrando la seriedad de su disculpa... vagamente.
-Lo... siento por golpearte... Ha sido... divertido. La pasé bien. Todo esto lo dijo mirando a otro lado, pero en la última palabra miró a Hardrack y se puso roja, giró sobre sí misma y caminó, en dirección a su casa. "Puede que esté funcionando. Tal vez, sólo tal vez..." Tomó dirección contraria a Inami, sabía que seguirla ahora estropearía todo, pero Hardrack se sentía ligeramente orgulloso, podía decir que obtuvo una pequeña victoria, algo sutil.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Invitado el Mar 8 Oct - 20:59

En el séptimo día ya Hardrack no tenía suficiente para continuar con la misión. Sus pobres ahorros, que apenas durarían para el viaje de regreso, comprometiendo el dinero de la recompensa, tenían cierto peso de estrés sobre él, quien aparte todavía dudaba de que hubiese hecho un buen trabajo con Inami. "Dicho de esa forma, parece que ella fuera una cosa, y no una persona..." Según su perspectiva, la misión no iba nada bien, la chica seguía con la misma actitud y no notaba diferencia alguna. Claro, para él, los miedos se superan de una vez, no lentamente, otro defecto de su personalidad, de su impaciencia. Para el final de la mañana había terminado de recoger lo poco de sus pertenencias, tomó una ducha y salió lo más presentable posible, una vez atando su melena, y tomó rumbo hasta el restaurante. Apenas estaban abriendo, y no había señal de Inami por ninguna parte, pero la pareja fantástica se podía ver dentro del edificio, trabajando y poniendo las mesas en su lugar, acomodando el negocio para la llegada de los clientes.
-M-mago-kun... Una voz conocida, vagamente, llamó a Hardrack desde su espalda, y eso lo puso algo tenso. Giró rápido y se encontró con Inami, justo la persona con quien quería hablar, y en ese momento notó que no se había presentado formalmente. La chica en ningún momento pareció notar ese detalle, aunque en realidad era Hardrack quien ignoraba si Inami le dio atención o no a su nombre. -He de irme, Inami. Espero haberte ayudado, pero no puedo tomar más de tu tiempo. Sólo esas palabras se atrevió a decir, no le quiso decir mucho más, no quería sonar como un fracasado, así que hizo una leve reverencia y se dispuso a retirarse, cuando Inami lo detuvo diciendo: -Espera... Gracias. Inami estaba mucho más cerca que nunca, con sólo estirar su brazo ya podía tocar a Hardrack, y ella parecía bastante tranquila al respecto. Le dio un golpe al chico, pero a diferencia de lo que esperaba, el golpe fue muchísimo menos doloroso que antes, como si fuera de esos amistosos. -B-buen viaje, mago-kun. Se despidió muy tímidamente Inami, luchando contra su necesidad de correr y permanecer a 20 metros del mago. -Gracias, y puedes llamarme Hardrack. Esbozó una sonrisa, difícil tarea para él, pero sincera, eso hizo que Inami retrocediera un poco, apenada o temerosa, quién sabe, pero sólo fueron 3 pasos nada más. La chica hizo un gesto con su mano para despedirse y Hardrack se retiró lentamente, no iba a abusar de su fortuna.
Fue directo hasta la estación de trenes, con lo poco que le quedaba pagó el pasaje hasta Magnolia, le pidió el favor al encargado del vagón de despertarlo en dicha ciudad y durmió todo el viaje de vuelta tranquilamente.

----------

Fin de la misión

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Androfobia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.