Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Últimos temas
Últimos temas
» Llegada a un posible nuevo hogar
Miér 18 Nov - 22:07 por EarthLrd

» Torbellino en la taberna
Mar 3 Nov - 17:29 por Akatsuki

» soy el nuevo
Dom 1 Nov - 14:34 por Cyndir Aiden Tarandil

» Mis dibujos
Vie 2 Oct - 9:43 por EarthLrd

» Reglamento General
Vie 2 Oct - 8:27 por EarthLrd

» Registro de avatar
Vie 2 Oct - 8:10 por EarthLrd

» una segunda oportunidad
Vie 25 Sep - 20:44 por Kiba Yuuto

Los más activos

antiguos fics

Ir abajo

antiguos fics

Mensaje por Invitado el Lun 22 Jul - 18:14

Spoiler:
1.El inicio del fin

Un día lluvioso...todo cerrado...la lluvia se mantiene incansablemente durante cinco horas...
No pasaban de las seis y media de la tarde, cuando decidí salir un rato aunque seguía lloviendo y ante todos los riesgos de que lloviese en un bosque, aun así abandone la casa sin darme cuenta de lo que estaba por pasarme...
Llevaba caminando ya un tiempo pero sin voltear atrás seguí mi camino hacia el vacío interminable en el cual vivíamos. Era imposible salir de aquel bosque...

Vaya basura esta...

Eh? ¿quien anda alli?

una voz débil, pero firme se escuchaba cerca parecía ser un hombre, decidí acercarme a la voz lo que mas pude y sin dejarme ver. Cuando pude divisar al sujeto que por allí se encontraban note que era alguien cuyo cabello era un color marro opaco, ojos rojos pero apagados, llevaba una camisa negra con lineas laterales blancas causando un efecto óptico de giro.
No me fije mas en el parecía haber sido atacado y apaleado pero aun no podía confiarme demasiado.
Me acerque lentamente y se veía que estaba cada vez mas débil parecía estar hablando pero so se escuchaba nada cuando me acerque lo suficiente pude ver que decía algo.

Zen...ji...

Quede paralizado al escuchar estas palabras, Zenji era mi nombre al parecer el forastero me estaba buscando, me acerque mas y note que tenia las manos atravesadas con una estaca gruesa, tal vez por eso estaba tan débil.
Cogí el cuchillo de caza que tenia y se lo puse en el cuello...

¿Quien eres y porque estas buscándome?

Le decía esto mientras con una mano le presionaba el cuchillo en el cuello y con la otra mano le quitaba la estaca, pero me di cuenta que debía quitar la estaca con las dos manos así que decidí arriesgarme a ayudarlo sin saber lo que sucedería.
Si bien había terminado con la estaca, llevaba unas hierbas medicinales las cuales le puse en la herida y se las cubrí con un poco de mi camisa, rasgando las mangas que detestaba y enrollándolas junto con las hierbas medicinales en las manos del forastero.

¿quien eres y porque me buscas?

Le pregunte de nuevo cuando estaba despierto y con energías, lo había dejado sentado bajo un árbol, no parecía tener muchas ganas de responderme evitaba mi pregunta como si fuese enviado a matarme o algo así.
Luego de un rato de estarle preguntando me empezó a responder todo, su color de cabello cambio a un tono mas brillante sus ojos se tornaron verdes y su camisa de paso a ser color negro virando a azul...

Soy...Tenshi...te busco porque... ha ocurrido algo

Luego de decir estas palabras el chico cayo desmayado en el pasto que había cerca, caía la noche lentamente, me entraba sueño prendí una fogata y me perdí en mis pensamientos...

2.LA RAZÓN


Desperté bruscamente buscando al tal tenshi, me colgué la pequeña cuchilla y mire alrededor, lo único que vi fueron la fogata unas frutas y una flecha mal dibujada en el suelo, al parecer, señalando al rió.
Comí las frutas, apague el fuego y me dirigí al río, tratando de recordar lo que había sucedido el día anterior.
Al llegar al río vía a Tenshi sentado en una roca en la cual se encontraban dos espadas, decidí acercarme a Tenshi. Al acercarme lo suficiente me di cuenta que había algo dibujado en el suelo...
La apariencia del chico había cambiado por completo, sus ojos se volvieron negros, su camisa gris, su pelo y pantalón dorados y la piel se le puso pálida.

¿Que ha sucedido?
Le dije todo preocupado.

Has... sido llamado
me dijo sin levantar la mirada, al observarlo me di cuenta que ya no tenia las vendas.

¿A donde?
pregunte sin dejar de observar sus manos, "se supone que..." .

Al castillo

me empece a preocupar por esto, algo había sucedido realmente ya que el Rey me exilio a mi y al resto de mi familia a estas tierras...según averigüe el rey era mi padre.

¿Pero que ha sucedido?... Ademas estoy exiliado.
le decía mientras me sentaba en una de las rocas aledañas a la de Tenshi.

El rey se dio cuenta de tu importancia, ademas solo el rey y unos pocos subordinados incluyéndome sabían de tu exilio...
Me decía esto mirando el circulo,algo distraído pero era necesario tal vez.

Decidi levantarme para irme, estaba enojado no queria saber nada mas, al momento de levantarme todo se volvio oscuro, y luego de unos segundos aparecimos en una sala, muy bien decorada, sobre mi cintura colgaba una de las espadas. Mire hacia adelante se veia el trono de mi padre pero no habia rastro alguno de vida, parecia como si la habitacion hubiese sido limpiada por completo...

¿No hay nadie?
le pregunte esperando que apareciera alguna forma de vida aparte de nosotros...

El rey, eres tu... Si me necesita llámeme, estaré al lado

Tenia un mal presagio sobre todo esto, decidí recorrer el castillo de arriba a abajo sin dejarme ver, mande a traer a mi familia del bosque y me trajeron malas noticias, todo esto era raro...

Señor Zenji, se aproxima una oleada de enemigos...¿Que hara?

Debia hacer algo pero no sabia que, luego de pensar un poco se me ocurrio una idea...

Reuna a diez de sus mejores hombres en la puerta principal cuanto antes...

¿S-solo diez, señor?

Me puse algo de ropa que encontré por allí, no sin antes haberle asentido al caballero, no deseaba pelear pero si era así debía hacerlo...

¿Razones o verdades?.

Al encontrarnos en la puerta principal todos lo hombres estaban perfectamente formados, y aparte de Tenshi no había mas nadie al lado, Era la primera vez que veía algo diferente al bosque tupido y sin fin, pero a la vez también estaba pensando como resolver esto rápido.

Oye, Tenshi. Ya que tu usas magia, necesito que hagas algo. ¿Puedes hacer algo para invocar una jaula y encerrarlos a todos?

S-si, ahora mismo empiezo

Mientras Tenshi hacia lo que le pedí, le di una ubicación a cada uno de los soldados, para que si algo salia mal emboscarlos a todos y poder terminar cuanto antes. Paso un largo tramo de tiempo todo estaba listo para empezar pero había algo que faltaba...el enemigo.
Parecían ser lentos esa era una de las pocas desventajas de llevar grandes cantidades de soldados.
Luego de que todos hubieran llegado, el líder se adelanto unos pocos pasos al circulo mágico, que era lo que tenia planeado... El líder parecía tener la cara quemada y la tenia tapada por unos pocos harapos color gris, pero no le di importancia a esto hasta que me fije en una de sus manos.

Tenshi, creo que es el momento adecuado.

Ni bien había terminado de decir esto todas las tropas del "enemigo" quedaron atrapadas, dándome el espacio que necesitaba para hacer una simple y única cosa, apresar el líder. Levante mi mano como dando una señal y salieron cinco flechas disparadas. Las cinco inmovilizaron una parte de su cuerpo impidiéndole así, usar magia.

Tan terco como siempre... padre...

Todos se quedaron callados después de estas palabras, Tenshi por su parte decidió darle fin a los soldados clavando un montón de agujas a la jaula y yéndose al castillo, luego de un rato decidí llevarlo al castillo y meterlo en una celda, podría ser mi padre pero esto no cubriría lo que hizo... Traicionarnos a todos.
Hice que todos lo guardias salieran del lugar y me quede hablando con el un largo tiempo. Luego de que saliera del calabozo le dije a los guardias que me dejaran solo un rato. En ese rato fui a hablar con Tenshi, a comentarle lo sucedido.
Fui al cuarto de el, toque la puerta y entre haciendo un gesto de disculpas por no esperar su respuesta, pero estaba seguro que si la esperaba me habría dicho que me largara o algo por el estilo.
Al entrar me di cuenta que estaba completamente destrozado, parecía que Tenshi estaba mas enojado de lo que parecía, todos eran cortes limpios de espada...

Tenshi, ¿que hiciste?.

Y-yo... deseo...matarlo.

Estas palabras me hicieron helar la sangre y me tuve que sentar en el suelo.

Tenshi, razona no todo es muerte, siempre habrá otra forma...

No¡¡, no la hay, eso es lo que sucede, no hay otra forma.

Dicho esto, desenfundo su espada y trato de pasarme, pero con un rápido movimiento de manos se la quite y le di un puñetazo en el estomago.

Tu, crees que no entiendo esto, pero en realidad el que no lo entiende eres tu. He visto demasiada muerte en el poco tiempo de mi vida... Razona !!!demonios¡¡¡.

Luego de esto Tenshi se calmo un poco, pero seguía enojado, yo le vigilaba que no hiciera alguna tontería y a pesar de estar tan enojado pudo decirme todo lo referente a el y mi padre sin enojarse tanto como para tener que darle otro puñetazo, me disculpe por esto y me fui de la habitación con su espada...
Una batalla en el infierno

Una batalla en el infierno

Eran las cinco de la mañana, desperté por culpa de un sonido que desgarraría tímpanos si sonase mas duro, todo seguía igual, nada de esto podría ser peligroso después de todo era el único que quedaba en aquel lugar con el apellido Hiroshi.
Salí del castillo con la primera ropa que encontré y cuando pude distinguir algo todos estaban afuera, pero había algo raro, la mayoría salia volando al llegar a cierto punto y al estrellarse desaparecían sin dejar rastro alguno, a lo lejos se podía ver a Tenshi con su espada y su escudo pero al parecer no hacia nada.
Me acerque a Tenshi para ver que sucedía, de repente todo se apago y todo el lugar había cambiado, todo lo que se oía era el desgarrante sonido de las almas en pena siendo torturadas que por allí pasaban. Todas al avanzar se quemaban en una gran laguna de lava que era custodiada por una figura un tanto peculiar...
Luego de observar la figura sin dejarme ver, recordé que estaba junto a Tenshi y que el habría desaparecido conmigo, lo busque con la mirada y no pude hallarlo. Lo único que halle fue la perturbadora forma de una estatua, aunque sabiendo que seria otra cosa me imagine que era un tótem. A lo lejos se divisaba un tipo de castillo, decidí ir hacia allí sin dejarme ver mucho y cada vez fue mas difícil evitar que me descubrieran ya que las piedras empezaban a escasear y las pocas que quedaban eran diminutas.
Al llegar a la entrada del castillo me di vuelta y me fije que el tótem estaba no cerca de donde aparecí, sino al lado de la puerta del castillo. Eran cuerpos delicadamente mutilados y apilados, en la parte de arriba parecía estar su mas reciente victima, que tenia los pies pegados a la cabeza. Después de ver esto me lleve las manos a la boca y entre rápidamente al castillo, el calor que alli residia era inmenso pero sin pensarlo dos veces entre allí y me di cuenta que Tenshi estaba tirado en el suelo y a su lado estaba un hombre alto de mediana edad, ya le empezaban a salir canas pero era difícil verlas.

Alto¡¡¡
El sonido retumbo por toda la habitación y al acabarse, el tipo me volteo a mirar, y como si ya me conociese me hizo un gesto con la mano para acercarme, me acerque lo suficiente y pude ver que el tipo que estaba allí se parecía mucho a mi padre, pero sin darle importancia a esto me acerque a Tenshi y le ayude a levantarse.

S-señor, aléjese de el...
Parecía que tenia miedo, era la primera vez que le veía así,pero sin dejarme vencer por eso le hice frente al tipo, todo era como si el no me escuchase, me ignoraba completamente y se concentraba en una de las ventanas, como si supiese que algo estaba a punto de pasar...

¿Estas listo?, espero que puedas manejar esto...hijo.
Luego de esto empezó a desaparecer dejando dos espadas relucientes en donde estaban sus pies.
Fui a mirar hacia la ventana a la que mi padre había esto mirando, a lo lejos se veían una gran cantidad de figura. Un deseo de muerte corrió por todo mi cuerpo, corrí hacia la salida y en el camino cogí una de las espadas, para luego de salir toparme con alguien mas...

Mi lord, las tropas están listas, ¿que desea hacer?

Llévalos por el este y tiendan una emboscada. Nos vemos pronto... o tal vez no

Luego de esto le di la vuelta al castillo rápidamente para encontrarme por el lugar por donde vendrían los enemigos, parecían ser miles, pero eran en realidad cientos. Todo pasaba rápidamente por mi cabeza, no había tiempo, no podía distraerme, sabia que si cometía un error moriría, sentía angustia pero luego de sentir a Tenshi a mi lado todo eso desapareció.
Di la orden de abrir el gran portón que se encontraba frente a nosotros, ya la batalla había iniciado y el campo se manchaba rápidamente de sangre.
Corrí, apuñalando a cuanta gente enemiga me encontrara sin parar, eran muchos para nosotros pero con un poco de ayuda todo saldría bien, en cambio, Tenshi se había sentado cerca del portón, parecía estar haciendo magia así que decidí no molestarle, segui peleando evitando lo mas posible que se acercaran a Tenshi, luego de algunos minutos me dio la orden de que los retirara a todos y nos hiciésemos detrás de el.

!!!!Apartaos¡¡¡
Grite con todas mi fuerzas luego de que se hubieran retirado todos le di la señal a Tenshi y de repente empezó a salir algo del suelo.
Primero se veía una cabeza, luego un par de piernas y por ultimo unas alas color dorado. Tenshi estaba encima de este aliado y sin el menor esfuerzo hizo desaparecer a todos los enemigos. Luego de eso todo se volvió a calmar y aunque a lo lejos se oian las pisadas de mas enemigos, estábamos listos para seguir. Incluso si yo mismo debía morir...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.