Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Últimos temas
Últimos temas
» Llegada a un posible nuevo hogar
Miér 18 Nov - 22:07 por EarthLrd

» Torbellino en la taberna
Mar 3 Nov - 17:29 por Akatsuki

» soy el nuevo
Dom 1 Nov - 14:34 por Cyndir Aiden Tarandil

» Mis dibujos
Vie 2 Oct - 9:43 por EarthLrd

» Reglamento General
Vie 2 Oct - 8:27 por EarthLrd

» Registro de avatar
Vie 2 Oct - 8:10 por EarthLrd

» una segunda oportunidad
Vie 25 Sep - 20:44 por Kiba Yuuto

Los más activos

Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Ir abajo

Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Dom 24 Nov - 18:46

Nota:
El antagonista en este post es Takamo Hiruhi

Un pueblo en medio de la nada, eso era aquel lugar, el único detalle que resaltaba era que a un lado de ese montón de casas había un lago. En el camino polvoroso que conducía a aquel patético punto había una persona de aspecto poco común, era una chica la cual poseía una cabellera blanca tan larga que llegaba a rozar sus tobillos, su piel era pálida y sus ojos eran rojos como la sangre. Su andar era lento y sin prisa alguna, la falda roja que traía puesta ondeaba levemente debido a la brisa que había en ese momento, alzó la vista al cielo el cual había comenzado a teñirse de color anaranjado gracias al atardecer que se avecinaba, finalmente llegó a aquel lugar y como no se merecía su atención ignoró por completo a las pocas personas que le dirigían miradas. Se detuvo entonces en un callejón y apoyó su espalda en una pared mientras cerraba sus ojos y esperaba, inevitablemente una sonrisa hizo aparición en su rostro. Pudieron haber pasado horas y no se habría dado cuenta, cerrarse al mundo exterior se le daba muy bien, cuando reaccionó el cielo se había oscurecido casi por completo y las estrellas ya habían hecho su aparición, solo detrás de unas montañas lejanas se divisaban unos pobres vestigios de luz del sol.

Salió de aquel callejón y miró a su alrededor las ventanas iluminadas de las casas de madera y roca, no había nadie en las calles lo que para ella era perfecta, a la izquierda estaba la salida del pueblo y a la derecha estaba el lago, y a las orillas de este había una casa que resaltaba de las demás por ser un poco mas grande y mas elegante. Sus ojos rojos dejaron entrever un brillo de maldad y al mismo tiempo felicidad, su larga cabellera ondeó con elegancia mientras daba una corta carrera hasta esa casa, la cual era su objetivo. Se detuvo frente a una de las ventanas y a través de esta notó que el interior de la casa estaba a oscuras, preparó su brazo y con su codo rompió el cristal con un solo golpe logrando así introducir su mano y abrir la ventana sin problemas, entró a la casa y cerró la ventana tras de sí mientras miraba los objetos que le rodeaban, al parecer estaba en la sala de estar. Caminó en completo silencio por la estancia estando atenta a cualquier sonido o señal de que hubiera alguien en el lugar, para su sorpresa después de un pasillo se encontró en la cocina, se llevó una mano al abdomen y no desaprovechó en absoluto la oportunidad. Vio un cuenco lleno de frutas y después de apreciar una roja manzana comenzó a comer para saciar su apetito, arrojó el corazón de la manzana al suelo y continuó hasta dejar el cuenco vacío. La noche ya se había cernido por completo y aún no había señales de alguna persona en aquella casa, pero sabía que no había cometido ningún error así que como si fuera ella la dueña del lugar tomó asiento en el sofá de la sala de estar y se cruzó de brazos mientras comenzaba a esperar.

Mientras que en otro lugar del pueblo un hombre paseaba tomado de la mano con una hermosa mujer y ambos se reían de las bromas y comentarios del otro.-Alice...esta noche ha sido maravillosa, ¿que te parece si volvemos ya a casa? Recuerda al bebé-La mujer de cabello castaño y ojos azules asintió y emprendieron camino a su hogar, sin saber lo que les esperaba.


Última edición por Chikage Yoru el Mar 3 Dic - 12:38, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Mar 26 Nov - 10:18

Sintió gran satisfacción al terminar con su trabajo, había destrozado las lacrimas de luz con un martillo para carne que había encontrado en la cocina, rió entre dientes y dejó caer el martillo al suelo de la cocina, fue de nuevo a la sala de estar y miró por una de las ventanas a dos personas que se dirigían a la casa, emitió un bajo gruñido y se sumió en los rincones mas oscuros de la casa, en donde esperaría hasta el momento que mas le gustara. El hombre y la mujer llamada Alice entraron empujado la puerta y se sorprendieron al notar que las lacrimas no encendían para dar luz al lugar.-Esto debe ser una broma, ¿acaso nos robaron?-Miro la ventana rota y los trozos que había en el suelo, soltó una maldición y se volteó hacia la mujer.-Escucha, ve a ver al bebé, yo registraré la casa para ver qué se llevaron.-La de ojos azules asintió y buscó a tientas en la oscuridad la escalera que llevaba al segundo piso, el hombre escuchó sus pasos hasta que llegó a su destino y dejo escapar un suspiro de alivio. Como primer objetivo fue a la cocina, abrió una repisa tratando de buscar las velas pero al pisar algo de consistencia viscosa retrocedió un par de pasos y temiendo lo peor abrió una de las dos ventanas de la cocina y la luz de la luna iluminó el suelo unos segundos antes de ser cubierta por una nube, en el suelo había restos de fruta y el jugo de estas, una mueca de asco apareció en su rostro y su atención pasó al martillo de carne que estaba en el suelo, lo tomó con cautela y se preguntó que clase de ladrón no tomaba nada.

Encendió dos velas, una de ellas la dejó sobre la mesa de la cocina y la otra la llevó consigo, mientras caminaba intranquilo por los pasillos sentía una mirada clavada en él, mas de una vez se volteó casi con miedo al notar una tenue y fría respiración a sus espaldas, finalmente notó algo curioso en el pasillo principal de la casa, una de las puertas tenía arañazos en la madera y se fijó en estos con mas atención, se asemejaban mucho a los de un animal tratando de salir. A sus espaldas una puerta estaba abierta dejando ver una penumbra total, a excepción de un par de ojos rojos, como rubíes, que miraban fijamente al sujeto, ella dio un paso al frente y un poco de la luz de la vela permitió ver su rostro. El movimiento fue rápido pero no lo suficiente, pero el hombre reaccionó justo a tiempo y se apartó del ataque, miró a su atacante y el valor que tenía reunido se esfumó tal como la luz de la vela que se había apagado en su mano por un soplido de la chica.-Tú...no, no, estas muerta.-La pelibllanca sonrió de una forma que hizo que la piel del sujeto se volviera de gallina, pero no tanto como la cantidad de odio que emanó al hablar.-Takamo...Hiruhi...-Takamo retrocedió un paso sin despegar la mirada de la peliblanca, rogaba porque fuera una pesadilla, trató de convencerse a sí mismo de que en realidad todo era un sueño, que despertaría en su cama junto a Alice.-Chikage, espera, no sabes lo que haces.-Al decir aquello la chica llamada Chikage le miró directamente a los ojos y se escuchó un gimoteo, segundos después ese sonido se transformó en una risa que resonó en las paredes, la de ojos rojos alzó su mirada al techo y siguió riendo sin ningún control, de esa forma tan psicópata. Takamo huyó a otra parte de la casa, llegó a la sala de estar mientras aún escuchaba su risa, se tropesó y se enterró un cristal en la mano ahogando un grito de dolor, se maldijo el no haberlos recogido al verlos y con cuidado trató de extraer el objeto de su mano mientras las gotas de sangre caían la suelo. El silencio reinaba de nuevo, Hiruhi miró en diferentes direcciones y una voz se escuchó a sus espaldas.-Sé perfectamente lo que hago.-Y mostró un cuchillo carnicero en su mano derecha.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Miér 27 Nov - 14:16

La de ojos rojos blandió el cuchillo y le produjo un corte en el antebrazo izquierdo a Takamo quien consiguió ponerse de pie y lanzó un grito de dolor mientras veía la herida que le había provocado aquella chica, a la que había temido tiempo atrás, y que ahora le inspiraba terror.-Te recuerdo, me hiciste mucho daño, como los otros.-Con cada palabra avanzaba un paso en dirección a su víctima mientras alzaba el gran cuchillo, Takamo pensó en Alice y en el bebé, tenía que acabar con ella antes de que fuera tarde.-Estas loca, aún mas que antes.-Con el cristal que se había quitado de la mano trató de hacer retroceder a la chica lanzando tajos torpes al aire debido al dolor, consiguió hacer que retrocediera un paso pero al notar que no era suficiente lanzó el cristal hacia ella y echó a correr a la cocina en donde planeaba obtener también un cuchillo para protegerse.

Mientras que en el segundo piso Alice había atrancado la puerta de la habitación en la que estaba y abrazaba firmemente a su pequeño hijo de apenas un año de edad y rogando casi con lágrimas en los ojos para que Takamo saliera con vida y victorioso. Volviendo con ambas personas, estaban en la cocina y Hiruhi había obtenido un arma también, pero Chikage poseía una habilidad, velocidad y reflejos superiores a los suyos por lo que la idea de que iba a morir comenzó a tomar mas fuerza en su mente. Entonces recordó la vela que estaba sobre la mesa de la cocina, ahora la peliblanca tenía su mano izquierda en su cuello y lo estrangulaba con fuerza, el hombre retrocedió y tomo la vela mientras tenía intención de alcanzar el cabello de la peliblanca y la flama hiciera el resto del trabajo, pero esta captó sus intenciones y lo jaló con fuerza consiguiendo que soltara la vela, Takamo miró como la vela giraba en el aire pero otro intento de puñalada de la peliblanca acaparó su atención. Cerró su mano en un puño y le propinó un golpe en la cara a la de ojos rojos quien solo sonrió y devolvió el puñetazo.-Maldita...seas, puta.-La de cabello blanco no habló, de un movimiento rápido le clavó el cuchillo en el muslo derecho al hombre quien de nuevo gritó de dolor, y aún mas cuando la chica retorció el arma y la sangre salpicaba a su alrededor, Hiruhi haciendo un enorme esfuerzo obligó a la chica a retroceder de forma sorpresiva y terminaron en el comedor, Chikage chocó con la rectangular mesa de madera y para que no molestara la volteó con violencia.-Lo recuerdo todo, y a todos...ustedes...-Esa última palabra la dijo con un gran desprecio reflejado en cada sílaba, Chikage se arrojó contra él y lo tomó del cuello con fuerza mientras lo estampaba contra la pared y sonreía de una forma que le encogió el corazón.-Me hicieron vivir el infierno, déjenme pagárselos.-Takamo tomó el brazo con el que ella lo estrangulaba pero no consiguió apartarla, en cambio Chikage le enterró el cuchillo justo en la herida que le había causado en el antebrazo y enterró lentamente el arma hasta que sintió algo sólido entrar en contacto con el filo. Saco el cuchillo de la herida sin ningún cuidado y los gritos de dolor del hombre eran como música para sus oídos.-¡Eres una...maldita, yo no fui el único culpable, había mas!-Las palabras cambiaron a otro grito hasta que finalmente ella lo soltó, cayó deslizando su espalda contra la pared y la peliblanca lo miró fijamente.

-Los mataré, los mataré a todos ustedes. Todo lo que me hicieron, se los devolveré y eso me hará tan feliz que no pararé de reír, si, ya verán....ya verán...-Soltó el cuchillo y este cayó al suelo de madera, Chikage se llevó ambas manos a la cabeza y se quitó los cascos de música que traía puestos, después de hacer eso permaneció de pie, inmóvil, Takamo no se tranquilizó, sintió un escalofrío recorriendo todo su cuerpo, era la calma antes de la tormenta. Ahora se avecinaba lo peor. Chikage comenzó de nuevo a reír de forma descontrolada y salió del comedor corriendo y con su largo cabello ondeando detrás de ella, en cuestión de segundos regresó, pero esta vez traía consigo un objeto contundente.-¡Quiero escuchar una canción, que solo tu me puedes dar!-Con esa sonrisa se acercó al casi indefenso Takamo con un bate de béisbol de aluminio en sus manos, el dolor que siguió fue el peor que Hiruhi hubiera sentido en toda su vida, la chica golpeó una de sus piernas hasta escuchar el crujido del hueso al romperse, pero no se detuvo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Vie 29 Nov - 10:41

Con el bate de aluminio en sus manos continuó golpeando la pierna de Tahkamo aún después de haber escuchado claramente cómo el hueso se rompía, la sangre salpicaba con cada golpe mientras Chikage sonreía de aquella forma maniática, se detuvo y miró a su victima quien en ese momento tenía lagrimas de dolor en sus ojos y su voz había comenzado a fallarle de tanto gritar.-Sientes el dolor, es solo un poco de todo lo que pasé...¡sufre, sufre, mírame a los ojos! ¿¡Te parece divertido el cambio de lugares!?-Y golpeó la otra pierna de Hiruhi justo en la rodilla con el bate con todas sus fuerzas mientras reía nuevamente, el crujido del hueso roto fue inconfundible, el hombre soltó otro grito pero bastante ronco. Ella siguió golpeando hasta hartarse de eso, solo por gusto propio lamió un poco de la sangre que había en el bate de aluminio y se relamió los labios.-¡Mal...dita loca, hija de...puta!-Apenas conseguía hablar debido al dolor, de hecho era un milagro que aún estuviera consciente, la peliblanca le mostró una mirada gélida lo que lo hizo callar.-Aún queda mucho por hacer, Takamo Hiruhi...pero ahora tendrás que responderme.-Dejo caer el bate al suelo esperó unos minutos para que el hombre se callara de una vez.-Cierra la puta boca o te la coseré con aguja e hilo, ahora respondeme. Donde esta Utsuho.-Esa pregunta lo tomó totalmente por sorpresa, tragó un poco de saliva y negó con la cabeza.-¡No lo sé, lo juro! Después de que ella destruyera el laboratorio nunca mas supimos de ella.-La de ojos rojos no dijo nada por unos segundos, después de un corto silencio preguntó de nuevo.-Donde están los otros, esos malditos, ¡responde!-Al pobre Takamo se le había comenzado a nublar la vista así que para que se mantuviera despierto Chikage le propinó una bofetada tan fuerte que le rompió el labio superior.

El hombre sintió el sabor a sangre en la boca y consiguió hablar.-No te lo diré...maldita puta...-Chikage lo tomó por el cabello y con fuerza lo arrastró a la mitad de la sala en donde con el cuchillo en mano se lo clavó en la otra mano, la que no había sido atravesada por el cristal. Hiruhi abrió la boca y dejo escapar un sonido ahogado de desesperación y dolor, la de cabello blanco sonrió de nuevo se arrodillo al lado de Takamo.-A ti no te queda mucho tiempo, pero yo tengo toda la noche...aunque tu hogar no corre la misma suerte que tu tampoco...-Obligó al pobre hombre a mirar a la puerta que daba a la cocina y de debajo de esta surgían pequeñas columnas de humo mientras un leve resplandor anaranjado las acompañaba.-No...¡no, Alice esta...!-Pero se calló cuando Chikage lo posicionó boca abajo en el suelo y lo tomó de nuevo por el cabello alzando su cabeza.-Takamo Hiruhi...¿quieres vivir?-Esas palabras hicieron al hombre reaccionar, dirigió sus ojos color avellana a los rojos de la chica.-¿Quieres vivir?-La respuesta a la pregunta era muy obvia, claro que quería vivir, pero su sentido común le decía que era una trampa, pero en esa situación para él una pregunta como esa era una bendición.-Si quiero...¡si quiero vivir maldición!-Un par de lagrimas escaparon de sus ojos y fueron a paras al suelo, Chikage soltó una risa despectiva.-Entonces dime...¿cuanto vale tu vida?-Ignorando a los consejos de su sentido común respondió lo que pensaba.-¡Mi vida vale mas que la de todos los hijos de puta que viven en este pueblo!-Esoera exactamente lo que la de ojos rojos quería escuchar.-Estas seguro.-Y Hiruhi casi con desesperación le dijo que si.

La chica se piel pálida se puso de pie y vio a Takamo escupir sangre a un lado.-Entonces, tu vida vale mas que la de cualquiera que viva aquí, absolutamente cualquiera. Entonces...me iré por otra vida...-Dicho eso en casi un movimiento rápido y silencioso ella desapareció tras otra puerta llevándose consigo el bate y el cuchillo carnicero, como una sombra blanca, mientras que por fin Takamo dejaba reposar su cabeza en el suelo y respiraba con dificultad, notó el olor a humo y se preguntó como era que hasta ese momento lo había notado, sintió la tentación de cerrar los ojos y quedarse inconsciente. Pero se negó en redondo y alzó la vista hacia la puerta que había tomado la de ojos rojos. Esa no era la salida. Entonces escuchó pasos violentos en el segundo piso acompañado de gritos y el llanto de un bebé.-¡¡No, Alice!!-Los sonidos y los gritos no cesaron hasta varios minutos después, Takamo había comenzado a llorar, finalmente de nuevo silencio. Takamo se arrepintió con todas sus fuerzas de la respuesta que había dicho, ella le había tendido una trampa sabiendo que caería gracias a la desesperación. Como una maldición la risa de Chikage resonó en su cabeza. La maldijo a ella, a si mismo, a todos los que conoció en ese proyecto, el proyecto "Close Destiny"

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Sáb 30 Nov - 0:07

Ya en el segundo piso Chikage se encontró frente a la puerta que daba a la habitación en la que estaban esa mujer llamada Alice y un bebé, era obvio ya que la puerta estaba atrancada desde el interior y desde esta se escuchaba el tenue sonido de un llanto. Con el bate golpeó la cerradura de la puerta hasta que esta cedió por fin, pateó la puerta con fuerza pero aún así esta no cedió.-Creo que tendré que usarlos, ya quieren destruir...-Sus ojos rojos emitieron un brillo de maldad y mostró cual era el poder del que había sido dotada. En el interior de la habitación Alice rogó para que el ropero que había usado para bloquear la puerta siguiera resistiendo, un golpe azotó la puerta, luego otro, y otro, abrazó a su bebé mientras miraba alguna forma de escapar, si saltaba por una de las ventanas podría romperse una pierna ya que solo le esperaría un frío suelo de roca. Finalmente la puerta se abrió un poco y Chikage miró a su víctima por ese pequeño espacio con esos ojos rojos como la sangre, la peliblanca dio un último golpe y la puerta se abrió completamente con violencia, la mujer de ojos azules retrocedió hasta que su espalda chocó con la pared.-La mujer de Takamo Hiruhi.-La miró de arriba a abajo y se detuvo en el pequeño bulto ruidoso que llevaba en sus brazos.-Una cría...-Una sonrisa ladeada se formó en su rostro mientras avanzaba en dirección a la mujer y esta solo miraba con desesperación alguna forma de escapar.

La peliblanca negó lentamente con un dedo y entonces señaló las extremidades que surgían de su espalda, eran cuatro brazos de color negro con un aura roja alrededor y terminaban en muy afiladas garras.-Si tratas de irte, ellos se molestaran mucho.-Alice tragó saliva mientras mecía suavemente al bebé que tenía en sus brazos.-Que...eres tu...-La maga de ojos rojos lo pensó un par de segundos y ladeó la cabeza son despegar su mirada de Alice.-También me lo he preguntado...pero aún no tengo una respuesta clara...-Entrecerró sus ojos y durante unos segundos no se movió, fue entonces que Alice abandonó todo a la suerte y trató de huir, cuando estaba a punto de cruzar la puerta de la habitación algo la detuvo y le impidió avanzar mas, algo le estaba sujetando la nuca al igual que los hombros, emitió un grito de miedo al ver que eran tres de los Vectores quienes le impedían continuar. Chikage no se había movido de donde estaba, se volteó solo un poco para ver.-Te dije que se enfadarían...ahora mis Vectores quieren despedazar algo.-Los Vectores jalaron a Alice con fuerza mientras esta trataba de llegar hasta la puerta, y sin previo aviso el cuarto Vector que faltaba le arrebató al infante de sus brazos.-¡No, mi hijo!-El bebé aún lloraba pero Alice no tuvo tiempo de pensar en nada mas ya que Chikage caminó silenciosamente unos pasos hasta estar detrás de ella y mostrar el gran cuchillo carnicero manchado con sangre que tenía en su mano derecha.-Takamo Hiruhi me dijo que su vida valía mas que la de cualquier persona que viviera en este lugar, por lo que tomaré las de ustedes...-Y justo cuando la pelimarrón se volteó la de ojos rojos le clavó el cuchillo en el abdomen, dos Vectores le sujetaban los brazos por lo que además de gritar, observar y tratar de patear no podía hacer nada.-¡Eres una maldita...mi esposo nunca diría eso, zorra mentirosa, hija de...!-Antes de terminar la frase Chikage con un rápido movimiento introdujo sus dedos índice y pulgar en la boca de Alice y le sujetó la lengua, la mujer sin dudarlo la mordió con toda la fuerza que pudo y la mano de Chikage sangró un poco por las heridas pero esta no se inmutó, es mas, sonrió.-Tienes una boca muy sucia para estar casada, ya me harte de tus insultos...-Miró a su alrededor en la habitación buscando algo que le fuera útil y dio con algo en el suelo, el Vector que había tenido sujeta a Alice por la nuca tomó aquel objeto y lo dejó a disposición de la peliblanca, esta soltó el mango del cuchillo que había estado retorciendo en el abdomen de la de ojos azules y tomó las tijeras que quería.

Se aseguró de que fueran afiladas y se regocijó al notar el horror y el miedo en su víctima, jaló de la lengua de Alice y con las tijeras se la cortó sin dudar ni un segundo. La de pelo castaño emitió un ruido ahogado mientras que de su boca caía mucha sangre la cual se deslizaba por su barbilla hasta llegar a su cuello y seguir hacia abajo. La esposa de Takamo comenzó a llorar mientras que de su boca seguía manando gran cantidad de sangre la cual caía por su barbilla y garganta y continuar descendiendo, Chikage tomó nuevamente el cuchillo ysin miramientos lo arrancó del cuerpo de Alice.-Voy a acabar con esto.-Y con un veloz tajo cumplió lo dicho.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Invitado el Sáb 30 Nov - 21:22

Takamo finalmente dejó de llorar y golpeó el suelo con fuerza mientras la habitación se llenaba de humo y le escocían los ojos debido a este, escuchó el ruido de pasos y al alzar la vista se encontró con la peliblanca parada bajo el umbral de la puerta, en las ténues sombras que había aún no la veía completamente, pero notaba que llevaba un objeto extraño en su mano derecha. La chica se acercó un paso al frente y le mostró a Takamo lo que tenía en su mano con una sonrisa de satisfacción y sadismo en el rostro, las ropas de ella estaban manchadas con sangre y sus manos estaban impregnadas del líquido vital, en su rostro también tenía una que otra mancha de la sustancia carmesí.-No...no...-Negó lentamente con la cabeza mientras miraba con horror lo que la maga asesina le estaba mostrando, los azules ojos sin vida de Alice tenían la mirada perdida lo que le hacía sentir aún peor, y Chikage le había hecho algo mas a Alice que fue aún peor.-Me dijiste que tu vida valía mas que la de cualquiera, deberías estar feliz, que esperas, sonríe para mi...como ella...-Con el cuchillo le había cortado la boca a Alice para formar una espantosa y sangrienta sonrisa, Takamo emitió otro grito ronco mientras maldecía e insultaba a Chikage de todas formas posibles. Esta no se inmutó por los insultos, solo dejó caer la cabeza de Alice al suelo y fue a otra parte de la habitación, recogió sus cascos de música del suelo y se los puso mientras dejaba escapar un pequeño suspiro.-¡¡Y mi hijo, que le hiciste!!-Hiruhi trató de arrastrarse pero desistió segundos después debido al horrible dolor que le producían ambas piernas rotas.-Tu cría, sus huesos eran tan frágiles y su cuerpo era tan pequeño. Pero era muy ruidosa, y la hice callar.-Chikage abrió la puerta que daba a la cocina y de inmediato la recibió un resplandor anaranjado y un calor abrazador, retrocedió unos pasos mientras veía las llamas danzar sin parar y carcomer todo lo que encontraban a su paso.

Se paro nuevamente frente a Takamo y lo tomó con fuerza del brazo volteándolo para que estuviera boca arriba, tras hacer eso le dio un muy fuerte pisotón en la boca del estómago, consiguiendo que escupiera una gran cantidad de sangre, esta vez ya no sonreía.-Eres un ser humano miserable, al igual que los demás que participaron en ese proyecto. Pero el poder que me dieron...es increíble...-Nuevamente otro pisotón en el estómago, el hombre escupió mas sangre mientras trataba de recobrar el aire.-Ustedes jugaron a ser Dios, ahora yo puedo juzgarlos a todos uno por uno, sobre todo a Utsuho...porque los recuerdo perfectamente.-La peliblanca entonces se sorprendió un poco al ver que Takamo sonreía.-Que vas a hacer ahora, si quieres acaba conmigo ahora, no me importa. Aunque trates de matarnos a todos no lo lograras...porque...sabíamos que te vengarías...¡por lo que pronto, tu morirás a manos de alguno de tus creadores!-Emitió una risa ronca y al hacer eso solo se ganó una patada en el rostro la cual le rompió la nariz y un par de dientes.-Entonces si muero, antes me los llevaré a todos al infierno, y nos veremos allá.-Caminó hacia la puerta que daba a otra parte de la casa y antes de dar un paso mas se volteó a ver a Takamo quien yacía casi moribundo en el suelo, este extendió su mano hacia la peliblanca cuando las llamas comenzaron a carcomer las paredes del comedor en un gesto de pedir auxilio.-E-espera, no me dejes morir así maldita sea. Cortame la garganta, la cabeza, clava un cuchillo en mi corazón, ¡espera!-Ella mostró una última y leve sonrisa, y se volteó con rapidez haciendo que su cabello momentáneamente fuera un torbellino blanco con algunas manchas rojas, la chica avanzó por el pasillo evitando las llamas, un trozo del techo se desmoronó frente a ella y esta lo esquivo de un gran salto mientras los gritos de Takamo llegaban a sus oídos, al llegar a la sala de estar esta estaba casi completamente en llamas y la puerta ya estaba abierta tal como la había dejado ella después de haberle cortado la cabeza a Alice. Antes de salir tomó un bulto que estaba oculto en un pequeño espacio entre dos muebles en donde aún no había llegado el fuego y finalmente salió del lugar.

Se alejó de la casa en llamas varias decenas de metros y cuando consideró que era ya una distancia prudente se volteó a ver, pasaron varios minutos que a su parecer fueron eternos y mientras eso pasaba las personas del pequeño pueblo comenzaron a acercarse a la casa en llamas, muchas aún tenían sus pijamas aún puestas, finalmente después de una larga espera la casa colapsó. Chikage sintió una brisa agradable y entonces miró por fin el bulto que llevaba en su brazo derecho, estaba cubierto por una manta celeste manchada con sangre y algo de cenizas, retiró un poco la manta y se encontró al bebé el cual después de mucho toser se había desmayado o algo así. La chica volvió a cubrirlo y evitando ser vista llegó al pueblo, el amanecer ya había comenzado por lo que un pequeño restaurante estaba abierto, entró a este y como el lugar tenía mala iluminación, solo una lampara de aceite, se acercó a una joven mujer que atendía muy somnolienta la barra.-¿Eh, quien es usted, y que hace aquí a estas horas del amanecer?-Chikage solo dejó el bulto sobre la barra y miró a la mujer a los ojos por un par de segundos. mientras esta miraba el bulto y después a la chica-Evité que sufriera un horrible destino.-Tras haber dicho eso estuvo a punto de retirarse, pero con un rápido movimiento de su brazo tomó una botella de Sake y salió del lugar haciendo un gesto despectivo de despedida.-¡No se lleve ese...Sake! ¿Y esto es...?-Se sorprendió mucho al ver al bebé, miró a la puerta y tomó a la criatura en sus brazos acunándolo.
Chikage caminaba alejándose del pueblo hasta llegar a las orillas de ese lago, mientras caminaba miró sus manos y abrió y cerró los dedos para asegurarse de que la sangre que las manchaba no pertenecía a ella por alguna herida, al asegurarse se detuvo en la orilla y se quitó la sangre de sus manos, ropa y cabello lo mejor que pudo en ese momento, el agua se tiñó de rojo y cuando termino miró su reflejo en el agua.-Qué soy yo.-Negó con la cabeza y siguió con su camino mientras su sombra le seguía el paso y se volvía mas alargada debido al amanecer que estaba a sus espaldas, no se preguntó el por qué había salvado al bebé, ahora lo que le importaba era encontrar la localización de su siguiente víctima, o aún mejor, dar con el paradero de su hermana Utsuho Yoru. Aunque por lo que había escuchado, los llamados "gremios ilegales" tenían la costumbre de ser destructivos y eran peligrosos, tal vez lo mejor sería que se uniera a uno, cambió su plan ya que ahora lo que iba a hacer era encontrar alguna organización ilegal.


Tema Finalizado

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando la Pesadilla Blanca aparece [Privado] [Advertencia: Gore, Lenguaje Vulgar]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.