Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Últimos temas
Últimos temas
» Llegada a un posible nuevo hogar
Miér 18 Nov - 22:07 por EarthLrd

» Torbellino en la taberna
Mar 3 Nov - 17:29 por Akatsuki

» soy el nuevo
Dom 1 Nov - 14:34 por Cyndir Aiden Tarandil

» Mis dibujos
Vie 2 Oct - 9:43 por EarthLrd

» Reglamento General
Vie 2 Oct - 8:27 por EarthLrd

» Registro de avatar
Vie 2 Oct - 8:10 por EarthLrd

» una segunda oportunidad
Vie 25 Sep - 20:44 por Kiba Yuuto

Los más activos

Una noche para ¿cantar o gritar?

Ir abajo

Una noche para ¿cantar o gritar?

Mensaje por Invitado el Miér 30 Oct - 16:31

Finalmente había llegado a la ciudad de Hosenka, luego de un largo trayecto en el cual simplemente encontré divertido y lo prolongué más de lo necesario, para bien o para mal. Lo curioso del caso es que llegué justo el día para la recolección de dulces, desde la tarde varias personas caminaban por las calles de la ciudad con extraños disfraces de fantasmas, zombies, alienígenas y más cosas espeluznantes que me causaban gracia y admiración, sobre todo por lo elaborado que estaban algunos, sencillamente impresionantes. Recuerdo que Ichiya-sama (men~) me había dicho que mi capucha y mi traje en general no cuenta como disfraz apropiado para la noche de brujas, y que probablemente debía encontrar otro, algo que estaba de acuerdo: mi traje no es un disfraz, aunque me ayuda a ser una persona distinta.
En general tenía que improvisar un nuevo disfraz, pues no había hecho nada y soy lo suficientemente tacaño como para comprar un disfraz, prefiero "encontrarlo" yo mismo, y así fue: en una carreta para una banda o grupo teatral, ni idea, había una vieja bandolina y un traje de cantor renacentista, el mismo estilo que gusto para vestir (aunque me llamen despectivamente 'hombre medieval atrapado en el pasado'). Tomé con cuidado el traje y dejé escrito que lo tomaría prestado un rato, seguro no se enojarían, capaz ni usarían dicho traje.
Tuve un tiempo que no me rasuraba la barba, por cierto, y mi aspecto estaba un poco más descuidado que nunca, como si cargara 40 años encimas, nada agradable, y el traje parecía estar ajustado, pero la renovada sensación de ser alguien diferente y poder cantar sin temor a ser juzgado llenaron mi sangre con adrenalina, así que salí con mi nuevo aspecto a pedir dulces mientras cantaba maravillosas melodías con mi bandolina prestada (que sonaban como lamentos terroríficos debido a mi voz tan abrumadoramente... mala).

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.