Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Últimos temas
Últimos temas
» Llegada a un posible nuevo hogar
Miér 18 Nov - 22:07 por EarthLrd

» Torbellino en la taberna
Mar 3 Nov - 17:29 por Akatsuki

» soy el nuevo
Dom 1 Nov - 14:34 por Cyndir Aiden Tarandil

» Mis dibujos
Vie 2 Oct - 9:43 por EarthLrd

» Reglamento General
Vie 2 Oct - 8:27 por EarthLrd

» Registro de avatar
Vie 2 Oct - 8:10 por EarthLrd

» una segunda oportunidad
Vie 25 Sep - 20:44 por Kiba Yuuto

Los más activos

Misión: Las prendas flotantes

Ir abajo

Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Vie 27 Sep - 19:28

Camino a Clover a una misión a la que fui arrastrado contra mi voluntad por Nana-chan, leía una y otra vez el cartel de la misión, toda una proeza que no podía considerar admirable en lo absoluto. "Robas ropa interior a mujeres... Qué bajo. Debería quedarse con las chicas, no concentrarse en su ropa interior. Lo mejor de una mujer no son sus prendas..." Y ese pensamiento me hizo recordar algunos momentos felices, pocos en realidad, que dibujaron una dulce sonrisa en mi rostro, oculto por mi capucha blanca debido al intenso sol de aquel día.

-Nana-chan, ¿qué crees que sea esto? Dubito mucho que sea realmente un fantasma, ellos no necesitan ropa interior... Le pregunté a la pequeña de cabello rosado, para liberar tensión y romper el hielo, esperando una respuesta positiva de ella, y no un malentendido. Por experiencia, debía esperar lo segundo, pero aún soy muy ingenuo.

En el horizonte rápidamente pudimos divisar la ciudad de Clover, y llegar a ella no nos llevó más de una hora, así que llegamos con relativa prontitud, ideal para cumplir la misión rápido. Yo estaba completamente seguro que no eran fantasmas, y sus actos desvergonzados me parecían una total novatada, fuera de lugar e inútil, un acto de robo de algo tan valioso para una mujer no debe quedar sin perdón. Mi rostro reflejó el entusiasmo, pues también era mi primera misión, y la primera que haría con Nana-chan, debía impresionarla, debía mostrarle lo útil que puedo llegar a ser. No es una cuestión personal, es mostrar de lo que soy capaz ante una compañera del gremio. -Cerco i clienti, Nana-chan~ (Busquemos a las clientes, Nana-chan~).

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Sáb 28 Sep - 1:30

Por alguna razón a Kruhel se lo veía muy feliz, sabiendo de que trataba la misión debía estar imaginando en sus manos mi ropa interior, no se podía esperar nada más de él.
Luego de imaginarse con mi ropa me pregunto sobre que podría tratarse esto, ¿como se supone que yo podría saberlo?
-¿Ellos no la necesitan?, ¿tanto quieres tu tener toda esa ropa interior?, eres un pervertido- "Debe ser imposible que controle sus impulsos pervertidos, seguro es el quien roba la ropa interior y sólo me pidió venir conmigo para poder tener una cuartada, ¿por qué siempre planea las cosas tanto?"
Finalmente nos habíamos adentrado en la ciudad "Espero que no se quiera pasar de listo e imagine cosas ecchi conmigo otra vez, debería saber que nunca pasará"
Kruhel había hablado raro otra vez, siempre usando sus palabras en código para que no pueda entenderlo "¿Cerco i clienti? no se lo que pueda significar, seguro me acaba de decir algo sinvergüenza" Ahora que me pongo a recordar, hace un tiempo había escuchado el nombre Clover en algún lugar. Recordemos que provengo de otro reino y aún así la había escuchado, eso era, lo acababa de recordar. -Kruhel, ¿sabias que aquí se filmo la película "Secreto en Clover"? Una historia de amor entre 2 magos del mismo sexo- Espera, no solo estoy hablando de cosas que el podría malinterpretar, sino que también estaba dejando una mala impresión de mi, no so una pervertida como él. -No es que me gusten ese tipo de películas... sólo para que lo supieras- Debo tener cuidado, podría querer protagonizar la película conmigo, y no seria nada agradable. Por tratar de mantenerme en postura sin que mi compañero se propasara camine delante de él meneando mi cola junto a mis cadera, pasando por en frente del club de kendo, pero pasando de largo.


Última edición por Nana Aster Kokoro el Dom 29 Sep - 22:12, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Dom 29 Sep - 15:20

-¿Che cosa? ¡Non! No quiero la ropa de ellas... Parecía algo indignante lo que me acaba de decir Nana-chan, pero en cierta forma esperaba algo así. ¿Por qué me tenía tan mala impresión? Nunca hice algo tan malo como para merecer algo así, nunca le dije algo fuera de lugar... Bueno, quizás una vez, pero... o tal vez... Empiezo a creer que si me lo merezco. A pesar del incómodo silencio que se hizo, y que no supe responder apropiadamente, Nana-chan me dio un dato muy extraño acerca de cierta película que juraría nunca vería, y ahora me sentía mal de estar ahí en ese mismo lugar. Debatía mucho en mi cabeza al respecto hasta que llegamos al club de Kendo, donde únicamente vi el letrero que indicaba que estaba en el lugar correcto y entré, sin siquiera ver a Nana-chan que siguió de largo.

Al entrar, muchas mujeres estaban practicando y todas se detuvieron a verme directamente a los ojos, con miradas muy hostiles y los bouken bien en alto, listas para darme una paliza. -B-buona sera, bellas damas... Mi nombre es Kruhel Auditore, i suoi servizi. Siguieron con las hostilidades, pero una de ellas se adelantó a las demás y me interrogó, muy seria y ruda, sobre mis intenciones en aquel lugar. -Somos magos de Blue Pegasus, y venimos por la misión... Eh... Ahí noté que Nana-chan no estaba conmigo, y me costaba muchísimo mantener todas mis palabras en español, para evitar problemas. -Mi compañera ha ido a buscar pistas, si, eso... Yo vengo a hablar con las clientes, que estarían aquí... Sus miradas reflejaban que no me creían ni una sola palabra.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Dom 29 Sep - 17:45

Continué caminando y buscando el gimnasio de kendo, pero no lo veía en ningún lado. -Espera un momento, ¿que es kendo?, ¿tu sabes Kruhel?- Me voltee para ver a mi compañero, quien no estaba ahí, me encontraba completamente sola en medio de una ciudad que no conocía. -¿Dónde se metió?, lo que faltaba, ahora Kruhel se perdió... ¿o será que quiere ganarle a quien roba la ropa para quedársela para el solo?- "No puedo dejarlo solo ni un momento, ahora seguramente me querrá hacer quedar mal ante todas las mujeres de la ciudad, debo encontrarlo antes de que eso pase." Ya me había enojado, mi compañero se había perdido, y no era por que no conocía la ciudad, sino que debía conocerla tan bien que ya estaría listo para emboscar al ladrón de la ropa interior para poder tenerlas en su poder y llevarlas al gremio. Todo lo que me queda por hacer es buscarlo, pero podrían no conocerlo, tendré que describirlo para ver si alguien lo vio. Que mejor que buscar en los lugares que seguramente frecuentaría. Mi primer objetivo fue encontrar una tienda donde hubiera un vestidor de chicas. Me costó un poco llegar, aunque por pura casualidad estaba justo en frente de ella. Habrían pasado 15 minutos mientras daba vueltas a la manzana, era un lugar muy pequeño como para poder llamarlo tienda. -Mi habitación en el castillo era más grande que esto- Dije en voz alta, no suelo ser de las personas que le preocupen algunas cosas como para murmurar. La gente a mi alrededor se extrañaba, pues bueno, no era nadie del castillo de Crocus, y no creo que fuera normal que la princesa de otro reino este caminando por las calles de esta ciudad. Era el momento de iniciar a buscar a mi compañero, la tienda se llamaba "Okama world". -Hola, mujeres muy robustas, estoy buscando a mi compañero de gremio, tiene unos 16 años, viste de blanco con algunas lineas rojas y siempre usa una capucha, habla raro, es un pervertido y esta enamorado de mi. Su nombre es Kruhel Audición. Es posible que este merodeando por aquí para robar su ropa interior.- Con eso debía ser suficiente para que lo reconozcan al verlo. -Escucharon chicas, tenemos un pervertido. No se preocupe señorita de los cabellos rosados, si lo vemos por aquí, sólo te lo robaremos un rato. ¿Verdad chicas?- Un "Lo haremos gozar" se escucho al unisono en el lugar. "Por lo que parece, estas mujeres serian permisivas, supongo que él debería agradecerme luego, ya logre que toda una tienda quiera hacer realidad sus sueños pervertidos" Me despedí de las "chicas" haciéndoles saber que estaría buscándolo en los alrededores.
El primer lugar que había visitado parecía no ser el correcto, él no estaba allí, pero capaz era un "aún no estaba allí". Debía seguir buscando, parece un niño perdiéndose, seguro terminare pareciendo su hermana mayor. -¡¡¿¿Kruhel es un Siscon??!!- Comencé a gritar por la calle, haciendo saber que mi compañero no solo podría considerarme una hermana mayor por estar buscándolo, sino que también estaba loco por mi. Aún así, debía continuar buscándolo, sin importar que tan pervertido sea.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Dom 29 Sep - 21:09

Luego de una charla de al menos 10 minutos, en los cuales les indiqué con toda sinceridad mis verdaderas intenciones (pues me habían acusado de ser el pervertido en cuestión) y tras mostrarles la marca del gremio, toda duda quedó despejada, no hubo más problemas y hasta aceptaron en llevarme al vestidor. Por supuesto, la práctica continuaría, así que ninguna chica entraría al vestidor por al menos 30 minutos más. -Sufficiente tiempo para mí. Les dije con una amplia sonrisa y un gesto de la mano para indicar que estoy ahí, listo para resolver el caso.

Entré en los vestidores, aunque más de una chica me fulminó con la mirada, todavía sin confiar en mí. ¿Por qué todas las chicas dudan de mis intenciones? Probablemente ese pervertido fue el causante de todo, ahora como su salvador, el gran Kruhel-sama podrá devolverles sus apreciadas prendas y hasta seguro se apilarán para que tengamos citas. Me imaginaba el momento cuando todas ellas gritaban "Kruhel-sama eres un héroe" mientras me daban un cálido abrazo y se peleaban por quién saldría conmigo primero. Mi rostro estaba sonrojado por la felicidad y estaba tan metido en mi fantasía, que no vi que aún había una chica, una rezagada, que terminaba de vestirse. Inmediatamente gritó y me golpeó fuerte con un Bouken.

Tras aclararse la situación, y pasado el dolor de cabeza, inspeccioné el lugar. Miraba entre todas las sombras y los casilleros, sin abrirlos para evitar problemas, buscando indicios del ladrón. "Ojalá pudiera clonarme con las sombras, así sería más rápido..." Con esa idea en mente, muy buena por cierto, encontré algunas huellas de lodo en el suelo, las seguí hasta una ventana cercana. -A giudicare (a juzgar) porlas huellas, nuestro fantasma no es tal cosa. Salí por la ventana buscando más pistas, pero sería más difícil.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Lun 30 Sep - 0:01

Continué caminando por la ciudad, las chicas de "Okama world" parecían interesadas en Kruhel, debería decirle que las vaya a visitar en algún momento. Bueno, debería buscarlo rápido, aún debo capturar al culpable de la ropa, aunque estaba segura que debía de ser Kruhel. "Debería separarme para buscar al ladrón y a Kruhel" No podría separarme, sólo soy una hermosa mujer de cabello rosado. La respuesta llegó a mi más rápido que mi gemido cuando me tocaban la cola. -¡Lo tengo!, Nana eres un genio- Saque mi P-Dial para pedir ayuda, mi pequeño amigo Manki podría buscar a la par. -¡Manki necesito tu ayuda!- Presioné el botón para escanear a Manki delante de mi, él al aparecer levanto el pañuelo de su cuello y presiono el botón de su comunicador. -Necesito que me ayudes a buscar al pervertido de Kruhel y al ladrón, que seguro es él- -De acuerdo Nana-sama, yo me encargaré de encontrar al ladrón- -Bien Manki, yo seguiré buscando a Kruhel, aún no entiendo como pudo perderse- Y así fue como nos separamos mi monito y yo, el siguió el camino recto mientras que yo me volví sobre mis pasos y giré hacia un lado.
Derecho por esa calle pude encontrar una tienda de ropa. Seguro que Kruhel estaría allí, era muy posible. Entre rápidamente para preguntar si estaba allí mi compañero o si lo habrían visto. -Hola, estoy buscando a mi compañero de gremio, tiene unos 16 años, viste de blanco con algunas lineas rojas y siempre usa una capucha, habla raro, es un pervertido, un siscon y está enamorado de mi. Su nombre es Kruhel Audiencia. Es posible escondido aquí para robarles sus ropas- -¿Qué?, ¿un pervertido?- Comenzaron a juntar todas sus cosas un poco alteradas, como si realmente no quisieran que él las viera desnudas. Podía entenderlas, él siempre me imaginaba a mi en esas situaciones. -Cuando lo vea lo golpearé- -Díganle que lo estoy buscando, gracias- Salí del lugar dejando algo alteradas a las mujeres que se probaban su ropa allí. Aún debía encontrarlo, ¿seria posible que se hubiera vuelto a la entrada y me este esperando ahí?. Intentare en u lugar más, de no encontrarlo, volveré a la entrada.

Por los techos de Clover, el pequeño monito buscaba al ladrón por la ciudad. ¿Como será el ladrón?, jamás me dijo eso El pequeñito continuo saltando y trepando lugares altos para encontrar a una persona que no sabia ni que estaba robando. Veamos, sólo debo encontrar a un ladrón.. o fingir buscarlo El pequeño mono miro hacia el costado y encontró un tendal con ropa interior femenina colgando. Ohh Ese tamaño, la copa perfecta, detalles florales y un color tan hermoso para poder tocarlo y dormir con ellos en la noche... ¡¡los necesito!! Manki había encontrado los sostenes de una mujer que podríamos decir, poseía un cuerpo tallado por los dioses del arte, curvas tan perfectas que Kruhel se petrificaría. Saltó sobre el tendal y los robo, ahora serian su tesoro. Necesito más, muchos más. Continuo su aventura por los tendales de la ciudad, tomando la ropa y guardándola en su mochila. Podría usarlos como resortera, después de todo, es un tirador con muy buena puntería, y con ellos podría tirar dos piedras a la misma vez. ¡Esta ciudad es un paraíso!


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Mar 1 Oct - 16:30

Al salir me di cuenta que estaba en la parte trasera del dojo del club de kendo, algo completamente entendible, y ahí me encontré con varios árboles y una calle no muy lejos, algo muy inútil que no me servía para nada, para buscar rastro o lo que sea, pero vi una huella que estaba justo donde aterricé, la misma huella que estaba dentro del club, dentro de los vestidores, algo muy pequeño para ser un hombre adulto e indudablemente muy tangible para ser un fantasma. -Il ladro es humano, tal como lo sospeché... Un aura de confianza me rodeó mientras caminaba en la dirección que creía estaría el ladrón. Me equivoqué y terminé en pleno centro de la ciudad, obviamente no tomaría esa ruta, así que regresé por mis pasos hasta dar de nuevo con el dojo, llegué hasta la ventana y miré directamente, tratando de meterme en el papel del pervertido y así escoger la ruta adecuada. Una lástima que las chicas habían terminado su práctica y estaban entrando a los vestidores. Digo una lástima porque inmediatamente me golpearon con un bouken de madera, no de bambú (mayor dolor) y no pude verlas quitándose la ropa...

Tras haberles explicado mi error, continué con la búsqueda del ladrón, esta vez eligiendo la ruta adecuada, pues me llevaba a los bosques fuera de la ciudad y no muy lejos vi un sujetador, sostén o como sea que se llame, entre las ramas de un árbol. Siguiendo esa pista, encontré más y más ropa interior femenina, alguna demasiado provocativa, hasta que no muy lejos oí la voz de un ser, aparentemente masculino, entre los arbustos. Me escondí y usé mis perfectas capacidades para dar con el pequeño ladrón, un "gnomo" que se revolcaba entre todas las prendas femeninas que tenía, como si nadara en oro o algo así. "Qué salvaje... se queda con todas las prendas... Aunque yo no prefiero robarlas, prefiero quitárselas a su dueña..." Con una sonrisa bastante pervertida, me vinieron recuerdos muy "agradables" que me distrajeron de mi misión. El gnomo estaba de frente a mí, y yo fantaseando.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Mar 1 Oct - 20:48

Continuando la búsqueda de mi compañero perdido me crucé con una tienda de mascotas. -¡Qué genial!- Entre olvidando mi objetivo por un momento y mire todo mi alrededor, aves en jaulas, perros durmiendo, gatos sobre los muebles. ¡Una humana, compórtense todos!, yo me encargo Parecía que un perico del grupo de aves era ¿el líder? -Galleta, galleta- -¿Quieres una galleta?, lo siento, pero no tengo ninguna- El perico me miraba algo molesto, como si estuviera enfadado por no saciar su hambre. Que humana tan descarada, ¿se cree que puede venir a nuestro territorio sin traernos algo de comer? -Oye, no es mi culpa si no traigo justo una galleta, como podía saber que debía traerte algo si entraba en tu territorio- -¿Galleta?- debe ser sólo una coincidencia, ella no puede saber lo que pienso, no me hará quedar mal "No es una coincidencia, puedo entenderte y a todos aquí" -No tengo razón para hacerte quedar mal, estoy buscando a alguien y me distraje con ustedes. Como estaba diciendo, estoy buscando a un compañero de mi gremio, tiene unos 16 años, viste de blanco con algunas lineas rojas y siempre usa una capucha, habla raro, es un pervertido, un siscon y está enamorado de mi. Su nombre es Kruhel- -Ya veo, entonces ayudaré. "Kruhel, un pervertido, siscon que viste de blanco con marcas rojas y usa capucha". Volaré por la ciudad pasando el mensaje- -Gracias- -El perico hablo... y no estaba repitiendo...- El hombre encargado del lugar parecía un poco impactado, estaría acostumbrado a que este solo diga galleta y comiera gratis de los clientes. -Tu, empleado me debes muchas galletas- El pajarraco comenzó a aletear y dejó el palillo en el que estaba parado, comenzando a repetir la información que yo le había dado fuera de la tienda. -Kruhel, un pervertido, siscon que viste de blanco con marcas rojas y usa capucha- Perfecto, ahora podría encontrarlo más rápido. Eramos tres buscándolo, y el tercero pasaría la voz por el aire, seguro cualquiera que lo vea me podrá avisar... "Rayos, nunca dije ser de Blue Pegasus ni que me ubiquen a mi, bueno, no creo que sea muy importante"
Con el ave pasando el mensaje por toda la ciudad, continué mi búsqueda. -Pss- Pase de largo por un pequeño callejón oscuro. -Pss, niña- Volví nuevamente para ver que alguien parecía llamarme, para mi sorpresa parecían ser una banda de chicas bastante violentas, quienes rápidamente me rodearon cuando entre al callejón, como iba a saber que mujeres que cargan cadenas y barretas no podían ser buenas. -¿Qué necesitan de mi?, para su información soy una mujer- ¿Acaso era una idiota?, hablando como si nada, ¿no era capaz de darme cuenta que me querían golpear, robar o hacer algo malo? -Sabes.. me caes mal.. tu cabello es horrible y pareces una princesita- Sin que terminara de insultarme la interrumpí. -No es mi culpa, tengo una gemela y de algún modo tenia que diferenciarnos, además como dije soy una mujer, por eso visto así. Si me lo permiten estoy buscando a un pervertido- -¿Un pervertido dices?- Me preguntaba la mujer mientras con la barra metálica golpeaba su mano -Si, viste de blanco con algunas lineas rojas y siempre usa una capucha, habla raro, es un pervertido, un siscon. Su nombre es Kruhel, y es muy posible que quiera robar ropa interior- Me miraron algo extrañadas, pero a la vez mostraron una sonrisa. -Me desagradan los pervertidos incluso más que las princesitas.. Vamos chicas, ya tenemos un nuevo muñeco para golpear- La ocho mujeres pasaron junto a mi asustando a quien pasaba por la entrada del callejón. Parecía que iban a golpearlo. "¿Lo van a golpear?, no puedo dejar que golpeen a kruhel" Cuando iba a tratar de decirles vi como sujetaban a aquel peatón dándole un cabezazo. Razón por la que permanecí en el lugar hasta que se fueran, ahora si, tenia miedo.

Mientras tanto, por los techos de la ciudad, el pequeño mono continuaba su aventura. Quince sujetadores y doce pantaletas de todas las clases El pequeño llevaba su botín en la mochila que siempre carga. Que haré si Nana-sama me llama otra vez, no puedo dejar que vea todo esto... podría decirle que encontré al ladrón y recupere las cosas..... pero jamás me dijo que era lo que robaba Se había detenido a pensar, no iba a fingir que la ropa interior era el objeto a robar, ya que claramente ya no quedarían en su poder. Para que Nana-sama busque un ladrón... este debe haber robado.... ¿a un animal? El mono tuvo una pequeña idea. Le pediré a un pequeño roedor que me ayude, solo debería buscar uno, muy complicado, creo que solo le diré que no lo encontré y no le mostraré mi mochila

En los cielos de la ciudad -Kruhel, un pervertido, siscon que viste de blanco con marcas rojas y usa capucha- El ave había pasado justo sobre ocho mujeres violentas repitiendo muchas veces lo mismo. -Kruhel, un pervertido, siscon que viste de blanco con marcas rojas y usa capucha- -Chicas, creo que tenemos alguien para golpear, busquen a ese pervertido Kruhel- Así fue como el pequeño ave ayudo a las mujeres violentas a saber más sobre un pervertido que podrían golpear.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Miér 2 Oct - 15:28

El pequeño ladrón me escuchó babear por esos dulces recuerdos, se levantó y empezó a gritar con fuerza preguntando "quién estaba ahí", pero afortunadamente no me había visto y todavía estaba oculto ante él. Sin embargo los gritos me hicieron regresar a la realidad y re-enfocarme en el objetivo, que estaba ahí mismo, demasiado cerca y que al no encontrarme, se dio a la fuga. Reaccioné tan rápido como pude y corrí tras él, materialicé un par de dagas de sombras a través de mi propia sombra, y se las lancé. Fallé por muy poco, pero eso lo ralentizaron un poco, las dagas le obligaron a esquivarlas y perder el ritmo, aunque el enano era ágil y veloz y escapó por muy poco de una de mis tacleadas. Me levanté rápido y lo perseguí hasta la ciudad, donde me era más fácil alcanzarlo por mi agilidad y mi facilidad para hacer parkour, ventajas que finalmente me hicieron alcanzarlo y atraparlo. Lo agarré por el cuello y me encaminé de regreso al club de Kendo, mientras el gnomo gritaba: ¡Suéltame! muy fuerte, pero ignoraba sus gritos. Resultó inesperadamente fácil atraparlo, aunque era de entenderse porque además de ser enano también parecía viejo y cansado.

Al llegar al dojo lo primero que hice fue notificarle a las clientes mi éxito, entregando al ladrón. -Missione compiuta. Aquí está su ladro No habían entendido muy bien lo que dije, pero el pequeño gnomo, al verse rodeado de muchas mujeres con bouken dispuestas a golpearlo, confesó todo... Y recibió la paliza de su vida. -Gracias, este pequeño pervertido molestaba desde hace algún tiempo, nunca creí que volvería con sus fechorías. Gracias de nuevo, Kruhel-san. Aquello último, con esas palabras tan dulces, casi hacen que me enamore de tan simpática chica, pero no pasó eso cuando vi cómo golpeaban al pobre gnomo que juró nunca volverlo a hacer. Esas chicas daban miedo...

Finalmente les di la ubicación del escondite del "tesoro" del gnomo a las chicas del club y salí en busca de Nana-chan. -¿Dove è andato Nana-chan? (¿Dónde se habrá metido Nana-chan?). Me pregunté en voz alta paseando por la ciudad cuando de pronto un grupo de mujeres bastante agresivas y rudas me rodeó, preguntando: -¿Eres ese tal Kruhel? Al saber que me conocían, pensé que ya era famoso por resolver el caso del pequeño ladrón de ropa interior, así que muy emocionado respondí afirmativamente, para que me dijeran: -La princesita de cabellos rosados manda saludos. Y me golpearon con todo lo que tenían: cadenas, bates y varas de hierro hasta que se cansaron y yo terminé en plena calle, adolorido y casi inconsciente. Cuando se fueron sólo pude decir. -Grazie por no usar una olla...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Invitado el Miér 2 Oct - 18:15

El mono continuaba su recorrido por la ciudad pensando su estrategia perfecta para poder guardar su botín. Hasta que en un momento diviso una cotorra volando por la ciudad y divulgando un mensaje. Ella me podrá ayudar -¡OYE! necesito que me ayudes en algo- El ave dejó de pasar el mensaje del pervertido y bajo junto al pequeño mono para preguntar que necesitaba, que estaba algo ocupado. -Estoy buscando un ladrón, pero no tengo nada, ¿fingirías ser él?- El ave lo miro seriamente, seguro querría alguna galleta a cambio. -No, si quieres sólo aceptare llevarte para ver por los aires- El pequeño mono estaba sin ningún ladrón que capturar, pero eso podría serle de ayuda, por lo que aceptó. El ave lo tomó por su mochila y emprendió vuelo nuevamente sobre la ciudad. Sin lograr ver a nadie cometiendo un crimen, el pequeño mono pervertido no tendría más opción que mentirle a su amiga. Razón por la que se rindió y le pidió al ave que lo dejara nuevamente en el suelo. -Si ves a una niña de cabello rosa, dile que la próxima vez me de galletas- El monito se daría cuenta de quien estaba mencionando, por lo que simplemente asintió y siguió camino, mientras que, el ave ya cansada volvería a su tienda. A pocas cuadras delante de él, podría divisar a su amiga, la segunda princesa de su reino natal, por lo que acelero el paso para reencontrase y terminar su inútil búsqueda.
Por mi lado, yo había salido del callejón poco después que las mujeres violenta se fueran. ya estaba cansada de buscar a mi compañero, aún no entendía como podría haberse perdido. Mientras caminaba alguien se había subido a mi hombro. -Lo siento Nana-sama, no encontré a ningún ladrón- -Supongo que cuando encontremos a Kruhel sólo deberemos irnos, seguro se entretuvo mirando mujeres en algún vestidor- Mientras hablaba con el pequeño monito, en un pequeño momento que voltee hacia mi hombro pude ver como algo sobresalía de su mochila. No dije nada ya que justo en medio de la calle me encontré a Kruhel, parecía que estaba acostado en medio del camino, y ¿golpeado? -Así que aquí es donde estabas, yo buscándote por todos lados. Vamos levántate, debemos irnos- ¿Acaso no podía notar que había sido golpeado terriblemente? Manki se bajo de mi hombro y pude ver con claridad que era lo que sobresalía de su mochila. -Tu eres el ladrón- -¿Eh?- Sujete al pequeño ladrón sin dejarle escapar. -¡No es lo que piensa Nana-sama!.. fue... ¡fue él quien me obligó!- El pequeño señalaba al malherido compañero que se encontraba casi inconsciente en el suelo, y en el momento en que me voltee simplemente se esfumo para poder salvarse de esta situación. -¿No puedes robar ropa por ti mismo y envías a Manki a hacerlo por ti?- estaba molesta, se que Manki es muy pervertido, pero no me agradaría que alguien lo influenciara aún más a ese estilo de vida. -¡Eres un idiota!- Lo deje abandonado en plena calle y me dirigí hacia la estación de trenes, me iba a volver completamente sola. Kruhel seguro despertaría en algún momento y querría ir tras de mi, pero no le perdonaré esta.



Misión finalizada


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Misión: Las prendas flotantes

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.